jueves, 24 de marzo de 2011

Puta mierda de vida ya...


Me parece que esta imagen refleja bastante bien cómo me siento ahora por dentro.

Mis dedos se mueven solos así que, disculpad si sueno demasiado irritada, pero es que lo estoy.

Estoy frita, completamente.
Frita de que quiera dirigir mi vida.
Culpa al manga, que es lo mejor que me ha pasado nunca.
Dice que estoy arruinando mi futuro.
Dice que soy una inútil, que no valgo para nada (palabras textuales).
Me dice que elija entre el manga y ella, y, obviamente, no puedo.
No quiero defraudarla, pero pedirme que me olvide del manga es como pedirme que me arranque la cabeza a pellizcos.
Me ha prohibido ir a ningún salón a parte del siguiente. Y me ha jurado que hasta que no sea madura mentalmente (y eso jamás lo seré para ella) no volveré a comprarme un traje ni una peluca.
Dice que malgasto mi tiempo buscando trajes y pelucas por internet, y que no atiendo a las cosas importantes, y quizás tenga razón, pero yo no se la voy a dar por orgullo propio. 
Y me da igual si estoy malgastando mi vida de esta manera.
En serio, me da igual.
Es mi manera de ser feliz.
Pero ella... ¿cómo podría ella entender eso?
Es imposible...
Así que... vale, por ahora me he quedado sin salones, sin cosplays, sin hablar de manga de por vida y sin ella.
Tan solo por un descuido, del que sé que tengo la culpa... pero no es como para sacar el tema del manga que no tenía nada que ver.
Ella grita, y solo se escucha a sí misma porque no quiere comprender, no quiere saber lo sumamente importante que es el manga para mí, que ha modificado completamente mi forma de vida y sin el que, probablemente, ahora sería una verdadera marginada social, ya que nunca había encontrado mi lugar hasta ahora.
Puede que algunos digan "Eso no es problema, pasa de ella" o "Eso no es una mierda de vida" y yo les contestaría que quizás tengan razón, pero a mi me duele, me duele mucho que mi propia madre no me apoye en todo lo que quiero ser o hacer en la vida...

Pero tengo una cosa muy clara.
NO ME RENDIRÉ.
No me rendiré ante nadie ni nada.
Voy a conseguir mi meta.
Y si tengo que pasar por encima de ella, que es la que me ha dado la vida, lo haré.
Por eso digo, por muchas ganas que tenga, "no quiero ya llorar, he dicho que no lloraré".
Y aunque la foto es de Love is War, mi versión sería Destinity is War.

¡¡¡SERÉ MANGAKA!!!

Lo juro, oficial o estraoficialmente, pero lo seré, o al menos, no abandonaré el manga. Nunca.

Y podría seguir escribiendo, porque la furia que tengo ahora mismo contenida en el pecho no se va por mucho que escriba, pero ya se está alargando mucho esta entrada...

Así que... solo os digo que, si tenéis alguna meta en la vida, luchad por ella. Si no lucháis, nunca sabréis si la podríais haber conseguido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario